domingo, 20 de mayo de 2012

metamorfosis de una mariposa

Metamorfosis: Se denomina metamorfosis al conjunto de transformaciones externas e internas que sufre el insecto durante el ciclo comprendido entre el huevo y el estado adulto. Cabe aclarar que dichas transformaciones no son solo propias de los pequeños insectos... Tomemos por ejemplo a los anuros, como las ranas y sapos, que también cumplen en su desarrollo biológico y anatómico con una metamorfosis.

Volviendo al mundo de los insectos, se conocen dos formas de metamorfosis: la Hemimetabolia y la Holometabolia, considerándolas como incompleta y completa respectivamente. Aquellos insectos de metamorfosis incompleta (hemimetábolos) se caracterizan porque en sus estados juveniles son ninfas. Una ninfa es casi siempre o generalmente parecida al estado adulto. Por ejemplo, ya tiene ojos del tipo de los adultos y no ocelos como las larvas; tiene patas verdaderas y tiene además, esbozos de alas. Este tipo de desarrollo lo muestran por ejemplo, las chinches, las langostas y los pulgones entre otros.
Las mariposas y su completa metamorfosis
En cambio, los insectos de metamorfosis completa (holometábolos) como el caso particular de los lepidópteros, pasan por varias etapas. En estado larval son muy diferentes de los adultos: no tienen ojos compuestos, ni patas, ni esbozos de alas. En el camino hacia su estado adulto mudan o cambian su cutícula (la delicada piel que los recubre) entre una o varias veces según la especie. Después de la etapa larval sucede la pupación: en algunos caso de las nocturnas, el insecto construye un capullo y dentro de este, la crisálida en la cual sufre cambios profundos, hasta que un día sale ya transformado en adulto. El ejemplo más conocido es la mariposa que surge del gusano de seda.


1 HUEVO. A partir del desove y a medida que el tiempo transcurre (entiéndase aquí que suelen ser varios días), el pequeño huevecillo comienza a transparentarse permitiéndonos que podamos observar a la joven larva moviéndose dentro de el antes de emerger. Llegado el momento de la eclosión, primero corta la resistente cáscara (llamada corion) en forma de tapa, luego empuja su cuerpo hacia afuera con movimientos serpenteantes (esta etapa es una de las mas vulnerables), y una vez que logró salir, la pequeña oruga come la cáscara vacía y así se provee de nutrientes que la ayudarán a vivir hasta que localice la planta de la cual se ha de alimentar.
Los huevos poseen un orificio diminuto llamado micrópilo, a través del cual se introducen los espermatozoides durante la fecundación, y además sirve al embrión para respirar. Lógicamente, el diámetro y la estructura del huevo son propias de cada especie.


2 ORUGA. Esta fase se caracteriza por la alimentación voraz y continua de la larva que solo se detiene en ocasión de realizar las mudas que, por razones decrecimiento, deberá hacer en distintos momentos de esta etapa. Esto ocurre en promedio unas cinco veces dependiendo de cada especie en particular y dentro de un periodo de tres semanas aproximadamente. Si tomáramos como ejemplo a la oruga de la mariposa diurna Papilio thoas thoantiades, veríamos como elige un tallo que le quede cómodo y haciendo girar una almohadilla sedosa, fija su cola a la rama. La oruga a continuación gira dando vueltas sosteniéndose en una hebra de seda que pasa alrededor del medio de su cuerpo y se cuelga de la planta en forma cómoda para que ésta haga de soporte. Poco tiempo después, la piel de la oruga se resquebraja a lo largo de la parte posterior, y la crisálida comienza a salir.

3 CRISALIDA. Una serie de movimientos de la (todavía) oruga, fuerzan a la vieja piel a desplazarse en dirección contraria a la cabeza. La piel se desgarra y una serie de ganchos en la cola, lo ajustan en la almohadilla que lo contiene, y así la crisálida toma la forma que será definitiva.
Con el paso de los días, la crisálida suele tornarse algo mas traslúcida. Esto ocurre poco tiempo antes de salir la mariposa. El color del adulto que está pronto a volar, se vuelve tenuemente visible, el envoltorio de la crisálida se resquebraja y la mariposa comienza a pugnar por dejar de lado esta última residencia. Cuando se haya totalmente libre, la mariposa desprende de su abdomen un fluido opaco llamado meconio, minutos después contrae las alas y las expande para bombear el líquido hemolinfático a las venas alares. Así, logra de esta manera la expansión total, esperando luego a que endurezcan las alas que les permitirán volar.


4 ADULTO. Las mariposas hembras son rápidamente apareadas y fecundadas por los machos. Algunas eligen la parte superior de las hojas para poner los huevos, mientras que otras eligen el reverso dónde los huevos son mejor protegidos. Algunas especies desovan en hendiduras o dentro de las plantas. Las hembras evitan poner los huevos en plantas donde ya los hay, para asegurar así, que el alimento sea solo para los suyos. Los huevos son adheridos con una secreción viscosa. Algunas mariposas los ponen de forma solitaria, o sea de uno o dos por hoja, mientras que otras los ponen en forma de grandes conjuntos. Las mariposas y las polillas cuyas orugas se alimentan de un amplio rango de plantas, suelen hacer varios desoves durante el recorrido de su vuelo.
Una vez concluida la etapa de procreación, la mariposa volará hasta agotar sus energías, cumpliendo así, su ciclo de vida

1 comentario: